Para lograr grandes metas lo más importante, por encima del conocimiento, la creatividad, las relaciones sociales o la habilidad para negociar, es tener una mentalidad exitosa.

personas y cualquier aspecto de nuestras vidas en donde nuestra mente determine nuestro valor: No conseguiremos más que aquello que creamos podemos conseguir.

Tiene que ver con nuestros pensamientos inconscientes, nuestra “programación” mental, nuestras creencias, nuestras emociones y sentimientos de merecimiento. Algo muy profundo que determina nuestras vidas.

 

Los millonarios piensan de un modo muy diferente al modo en que lo hacen los pobres y la clase media, y que es ese modo de pensar el que marca la diferencia. Los ricos cumplen sus compromisos… ¡y se comprometen a ser ricos!

Cambiando el modo de pensar, poco a poco, iremos cambiando radicalmente nuestra realidad, ya que los resultados en el mundo físico no son más que la “proyección” de lo que ocurre en nuestro interior, en el plano mental, espiritual y emocional.

La idea de que los pensamientos llevan a emociones, las emociones a acciones, las acciones a resultados, y los resultados son los que determinan nuestro éxito. Por lo tanto, cambiando los pensamientos, (las “raíces”), cambiaremos los resultados, (los “frutos”).

Sólo podremos conseguir aquellas cantidades de dinero que en nuestros “archivos mentales” creamos que somos capaces de tener. Si te toca la lotería sin estar mentalmente preparado, tal y como suele ocurrir, en poco tiempo lo gastarás y volverás a tu situación inicial. Al mismo tiempo, cuando un millonario pierde su fortuna, por lo general, en un plazo de tiempo relativamente corto, lograrán recuperar su dinero. Esto es debido a su termostato mental del dinero.

 

1
Hola!
¿Tienes dudas?
Powered by
Share This